sábado, 7 de mayo de 2016

Margarito se llama mi amor


Quien me iba a decir a mí que volvería a tener a un estupendo señor caracol en mi vida, después de mi amado Rodolfo

El Sr. Luno llegó de la calle y puso sobre la mesa mis flores favoritas… ¡margaritas!


Mientras nos sentábamos en el sofá y le llenaba la carita de besos, vimos algo redondito…


Me acerco y cuál es mi sorpresa cuando veo a un centímetro de mi nariz ¡un caracol!

-Amor que las margaritas ¡vienen con habitante!

-A lo mejor es solo un caparazón, lo mismo y lo han puesto de adorno...

Pero lo tocamos un poquito y dos cuernecitos se abrieron paso ante nosotros.

La cáscara de huevo triturada, es buena para su caparazón



¡Bienvenido a casa Margarito!



Si aún no conoces a Roberto Rodolfo o Rodolfo Caracol para los amigos, aquí está su historia: 







¡Hasta el próximo día bonit@s!