martes, 27 de diciembre de 2016

La llave del hada


-Shh... no hagas ruido... ven acompáñame, se que está oscuro, pero yo te alumbro no te asustes...




-Mientras subimos te contaré, así muy bajito, una pequeña historia...



Erase una vez un hada de cuyo cuello colgaba una llave.

Esa llave abría un lugar secreto, muy bien guardado durante años.

Un lugar donde se encontraban las más preciosas historias; arrullos feéricos, ecos de infinito, susurros de niñez...

Allí se refugiaba el hada cuando necesitaba encontrar inspiración, consuelo o evasión...


-Ya hemos llegado... espera, a veces se atranca un poco...


Pero un día se dio cuenta, que no era del todo feliz... pues su corazón anhelaba encontrar a alguien con quien compartir ese lugar. 

-Ya está abierta... toma la llave, ahora es tuya también.


-Si, no me mires así... ese alguien, eres tú.


¿Entramos?






miércoles, 14 de diciembre de 2016

Martes y Trece

¡Oiiiggg fijate tú! Ayer fue martes y trece, que gracioso cuando esto sucede, siempre recuerdo las nocheviejas tan estupendas que pasamos viendo a estos dos genios.

En casa era todo un acontecimiento, hasta nuestro particular Sr. Scrooge, ese día se olvidaba del mal humor.

Cuando sacaron los DVD de su trayectoria, no me pude contener y los compré.


Pero además ayer no era un trece cualquiera ¡sino mi santete!! Y como ya os expliqué aquí, es el día en que tradicionalmente se inician las navidades en casa. Es una costumbre catalana, el comenzar a decorar las casitas el día de “Santa Lucía”, mis padres adoptaron un poco esa tradición cuando al nacer yo, me pusieron Lucía de nombre.

Luego con mi pareja quisimos continuarla, así que llueva o truene, el día 13 de Diciembre sacamos los adornitos de Navidad y ¡nos volvemos locos!!

Aunque a veces sucede como este año… que al caer en día laboral, solo nos dio tiempo de montar el belén y colgar alguna cosilla, pero decorar el árbol que es también importante para nosotros, tuvo que ser aplazado hasta el domingo. 


Tenemos este belén desde 2013 y siempre lo habíamos colocado en una mesita auxiliar redonda, pero este año decidimos colocarlo en la balda que hay sobre la tele ¡y nos encantó el resultado!


Como gracias a la balda disponíamos de mucho más espacio decidimos añadir árboles, animalitos, cositas que no eran precisamente de ese juego, pero que quitándoles alguna cosilla, daba el pego… 

Entonces al Sr. Luno se le ocurrió poner bajo un árbol, a un pirata que tenía asando pollo en una de sus estanterías.


Esa fue la parte en la que más nos divertimos, porque en ese momento se estaba cayendo todo el rato el ángel que iba sobre el portal de Belén (cada año pasa) y yo al ver al pirata asador de pollos bajo el árbol, caí en la cuenta que no teníamos escena del ángel anunciador a los pastorcillos… así que agarré al angelito y lo encaramé al árbol al grito de: “Asadooor de pollooooos” así muy a lo muchachada nui y mi pareja que no se lo esperaba le entró un golpe de risa… y al escuchar su risa ya no pude parar de hacer el tonto, pues como diría mi amiga Valeria, en esos momentos entro en modo “Pucca” y empecé a decirle que como el ángel se estaba presentando por el lado donde el pirata tenía el parche, que no lo veía… el Sr. Luno más reía y yo más me venía arriba, así que seguí diciendo una de tonterías… pero nos reímos tanto… y finalmente como colofón final, coloqué por el otro lado del árbol una escalera que teníamos por ahí descartada, entonces hice vocecitas y resoplidos como si al pobre ángel le costara subir por ella, para anunciarse. 


Viniendo al caso de “martes y trece”, esto me recuerda cuando en el colegio mis compañeras me pedían en el vestuario antes de entrar a la clase de gimnasia, que les hiciera el “fíjate tú” de martes y trece, me hacían repetirlo tanto… y yo amaba sus risas más que nada en el mundo. 



Siento haber estado tan alejada de todo, de nuevo.  Hacía mil que no actualizaba el blog y el que me conoce sabe que si desaparezco del blog, suelo hacerlo también de mis redes sociales, etc.

Pero a veces necesito tiempo para organizar mis ideas y enfocar los siguientes pasos a seguir, pues hay tantas cosas que quiero hacer y estoy cansada de que se queden en el tintero.

Prometo que pronto volveré cargada de novedades y con más constancia, aunque creo que ya me aceptáis a estas alturas, así intermitente como soy…

Mi amiga Mónica siempre me dice que soy su hada dragona, que aparece y desaparece, que no me preocupe que eso solo le hace verme como una hadita de verdad, que se esfuma cuando se encienden las luces…

Pero me gustaría quedarme… a veces no sabéis cuánto.

Hasta el próximo día hermosuras, por fi pasad unas Navidades increíbles, os necesito ahí a la vuelta.

¡Chu!