martes, 28 de octubre de 2014

Recetita: Panellets

El año pasado para estas fechas, dudaba de si hacer o no panellets, en casa nos encanta fusionar festividades y somos adeptos a partes iguales tanto de "La Castañada" como de "Halloween". 

Asar castañas, boniatos y hacer panellets para el día de Todos los Santos, es una tradición que nos acompaña desde pequeños a los que hemos nacido o vivimos en Cataluña. 

En la escuela recuerdo lo bonito que se decoraba todo con hojas secas y la alegría tan grande que me llevé cuando en el sorteo de octavo me tocó ser una de las "Castanyeras", que asarían castañas en el patio durante gran parte del horario lectivo, recibiendo a todos los cursos que iban viniendo por clases, a recoger su cucurucho. 

Además de la emoción de perder buena parte de las clases de ese día, era algo con lo que soñábamos las niñas desde prácticamente parvulitos, pues las "elegidas por la suerte" se tenían que vestir con faldas largas negras de florecitas, pañuelo atado en la cabeza, guantes de lana con los deditos cortados y mancharse la cara con carbón. Esto ultimo nos hacía especial ilusión. 

Finalmente tras la insistencia de mi madre y una de mis hermanas, acabé haciendo panellets, en un principio solo quería hacer unos poquitos, pero la mamá del Sr. Luno me preguntó también por ellos y al final acabé haciendo para todo el mundo.

¡Panellets! ¡Panellets por doquier! ^__^

Aquí os dejo un poco de info, la receta que seguí y las fotitos de todos los panellets que hice...


Panellets



Los panellets son unos mazapanes pequeñitos de varias formas y sabores típicos de Cataluña, Aragón, Valencia y Baleares, que se toman tradicionalmente la víspera de Todos los Santos y el propio día de Difuntos. 

Los más populares son los redonditos, recubiertos de piñones o almendra. 

La base de los panellets, en su receta original, es exactamente igual a la del mazapán, por tanto debe ser siempre elaborada con almendra y azúcar a partes iguales. Sin añadirle patata o boniato cocido. 

Lo de añadirle patata o boniato, fue una variación que surgió con los años para engordar la masa y no tener que añadir tanta almendra, resultando así una receta un poquito más económica

En casa y en el colegio, los hemos hecho toda la vida con patata cocida, pero el año pasado quise hacer la receta original y es la que os voy a compartir. 

Si los haces en casa cuestan menos de la mitad de lo que te cobran en las pastelerías y saben mucho mejor.

Primero realizaremos la base del mazapán:

Receta

-Ingredientes:

500 grs de azúcar (yo usé azúcar glass). 

500 grs de almendra en polvo. 

2 Huevos. 

1 ralladura de limón.


-Elaboración:

En un bol grande pondremos la almendra molida, el azúcar y la ralladura de un limón. 

Con las manos lo remenearemos todo hasta que quede bien integrada el azúcar con la almendra. Después añadimos un huevo y seguimos amasando, haciendo pellizcos y apretando para que todo se siga integrando bien y cuando no haya rastro del primer huevo añadimos el segundo vigilando que la masa no se nos pegue demasiado en las manos. 

Amasamos y amasamos, hasta ir haciendo una gran bola homogénea de textura blandita, que no se pegue ni en los laterales del bol ni en las manos. Después se coloca la masa sobre una lamina de papel para el horno y con unos golpecitos la aplanamos, la tapamos con otra lamina y con el rodillo la acabamos de estirar.
También podéis realizar esto mismo con papel film, lo importante es poder alisar la masa sin que se nos pegue en el rodillo, pero si usamos papel de horno además, nos servirá también para extraer el aceite sobrante de la almendra y ayudaremos a que el azúcar se integre mejor. 

Ahora una vez tenemos la masa totalmente plana, con un cuchillo vamos cortando cuadrados procurando que sean de igual tamaño. De cada cuadrado haremos un rollito, que envolveremos después con papel film  y los guardaremos en la nevera mínimo 12 horas. Cada rollito será un tipo de sabor distinto.

Yo además guardé una bola de masa a parte, por si me quedaba corta. 



Hasta aquí la base del mazapán, ahora vamos ¡a por los sabores! ^_^


Distintos tipos de Panellets:

-Ingredientes:

Almendra picada.

Piñones.

Coco rallado.

Cacao en polvo.

Café Soluble.

Avellanas enteras. 

Nutella.

Ralladura de limón.

Huevos.


-Elaboración:

Primero de todo sacamos nuestros "rollitos" que habrán estado un mínimo de 12 horas en la nevera. Los desenvolvemos y como a lo mejor los hicimos un poco gorditos, los cortamos por la mitad para hacer de ellos más rollos, estos últimos deben tener un grosor como si de un "fuet" se tratase, más o menos.

Ahora vamos cortando cada rollito a "taquitos", del tamaño que quieras que sean después las bolitas que harás con ellos.  

Panellets de Piñones: Pon en remojo con un poco de huevo batido, los piñones durante una hora aproximadamente y en un cuenco pon otro huevo batido, ahí ve metiendo los tacos anteriormente cortados, después juntas los trocitos de masa con los piñones, aprieta bien y empieza a hacer bolitas que irás poniendo en la bandeja del horno sobre el papel de hornear.

Intenta no poner los panellets muy juntos unos con otros.  

Panellets de almendras: Se repite un poco lo anterior. Haz bolitas, pásalas por el huevo batido y rebózalas con las almendras picadas.



Panellets de Chocolate o de Café: En ambos casos solo tienes que espolvorear tanto el café como el cacao en polvo sobre los "taquitos" que quieras, mezclar y después hacer bolitas. Yo los de café los hice en forma de granos de café. Después sobre estos dos tipos de panellets, les espolvoreé por encima un poquito de azúcar glass. 

Panellets de Coco o de Limón: En los dos casos, solo tienes que integrar la ralladura de limón o el coco rallado, en los taquitos de mazapán y hacer bolitas.

Panellets de Avellana: Estos son facilisimos y sin embargo quedan muy bonitos, solo tienes que hacer bolitas de mazapán y después ponerles en el centro una avellana entera, aprietas un poco para que la bolita se "chafe" y listo! 

Panellets de Nutella: Estos se me ocurrieron por que se me acabó el cacao en polvo y me quedé con ganas de hacer más de chocolate, así que primero probé mezclando una cucharadita de nutella con el mazapán (craso error) al menos a mi no me resultó bien. Quedó pegajoso y no hubo forma de resucitarlo. 

Finalmente repetí un poco el proceso de los panellets de avellana, a las bolitas de mazapán les hice un pequeño agujero con el dedo y metí en él, una cucharadita de Nutella, después lo "sellé" con una avellana entera. 

¡El resultado me encantó! Y eso que surgió de chiripa  ^_^



Cuando ya tengas todos los panellets colocados en la bandeja del horno, pintalos por encima con huevo batido, (procura que solo sea la parte de arriba del panellet) esto hará que se doren y tengan ese colorcito tan bonito. Recuerda que no se deben cocer durante demasiado tiempo, pues el autentico panellet, debe quedar un poco crudo y tiene a penas un golpe de calor. 

Yo puse el horno precalentado a 230ºcentígrados por arriba y por abajo con ventilador, después metí los de piñones y almendras a media altura unos 8 o 10 minutos y a continuación, a media altura también, los demás sabores que con tan solo 3 o 4 minutos tuvieron suficiente. 

Cuando los saques del horno no los toques ni los muevas de la bandeja, hasta que no se hayan enfriado del todo. 

Y ¡¡tadáaa!! Ya tenemos unos ricos panellets, con los que disfrutar estos días ^_^




Si te animas a seguir la receta y tienes alguna duda, me puedes escribir a infoluaseomun@gmail.com





Muchas gracias por vuestros comentarios en la entrada anterior, me habéis hecho sentir como si nunca me hubiera ido, ¡os adoro preciosas! 

Os invito a pasar por la pagina de Facebook, pues allí hace unos días publiqué la otra cabecera realizada por Marta Sarmiento. 

https://es-la.facebook.com/CuentosdeLuaSeomun

Hasta el próximo día...




¡Nos vemos en el tejado! 

miércoles, 22 de octubre de 2014

El Hada del Tejado


Sentada en el tejado notó como un peso gigante se apoderaba de su pecho y una fuerza sombría le apretaba el corazón. 

En ese instante exhaló un suspiro y se le escapó la ilusión. 

Desesperada y algo aturdida dio dos toques al aire con su varita, 
pero de nada le sirvió, pues por todos es sabido, 
que no hay magia sin ilusión.


Bajando con dificultad volvió al mundo humano y el gris la atrapó. 
Todos los días eran iguales y nunca más hada, se sintió.

La luna se olvidó de sus cuentos y los gatos en la noche se perdieron. 
Ella con su voz les llamó, pero más y más lejos se fueron. 



Cansada se resignó, a ser lo que los humanos esperaban, hasta que una noche desvelada, una voz lejana le susurró: 

"recuerda pequeña, recuerda, 
¿donde está la llave de tu ilusión? 
No está afuera, si no adentro, está en tu corazón". 




Al día siguiente al despertar, trenzó sus rizos para empezar, 
faldita de tul y destellos, cuando sus pies tocaron el suelo.


Su varita comenzó a brillar y sus sueños se prendieron, 
como luces en el cielo.


Sentada de nuevo en su tejado, volvió a narrar pequeños cuentos inventados, la luna se asomó y los gatitos se acercaron.

Y aunque llovía y se mojaba, ya nada le importaba, pues sabía que un nuevo comienzo, la esperaba. 


Gracias a la maravillosa Ilustradora Marta Sarmiento, por hacer realidad mi "hadita del tejado". 

Recibir la ilustración fue una experiencia emocionante e inolvidable.
Gracias por tus maravillosas palabras, por tu gran ayuda, por los cabeceros hermosos que me has realizado tanto para este blog, como para las demás plataformas. 

Pero sobre todo, gracias por ser la pieza esencial que hizo brillar de nuevo mi varita. 

Si alguna vez pusiera en duda la existencia de las Hadas, solo tendría que entrar en su mundo, para volver a creer en ellas:





Y ahora si, con muchos nervios en la tripa, puedo decir que he vuelto ^_^


(Actualización: Aquí tenéis también, el relato en audio).